En años recientes, han surgido varios estudios que observar los efectos biológicos de diferentes tipos de dietas que incluyen ayuno en animales y en humanos. Estas dietas se caracterizan por restricción calórica continua, ayuno intermitente y alternación de ayuno por un día (ADF por sus siglas en inglés).

Ahora, el estudio más grande de su tipo en ver los efectos de un estricto ADF en gente saludable ha mostrado numerosos beneficios. Los descubrimientos fueron reportados recientemente en el journal Cell Metabolism (Metabolismo Celular).

“La dieta de Ayuno un día por medio -ADF es una de las intervenciones dietéticas más extremas, no ha sido investigada exitosamente con ensayos aleatoriamente controlados,” dijo Frank Madeo, profesor del Instituto Molecular de Biociencias en la Universidad de Karl-Franzens en Graz, Austria.

“En este estudio, buscábamos explorar un amplio rango de parámetros, desde fisiológico hasta medidas moleculares. Si el ADF y otras intervenciones difieren en sus efectos fisiológicos y moleculares, estudios complejos en humanos serán requeridos para comparar sus diferencias.”

En este ensayo aleatorio controlado, los participantes alternaron entre 36 horas de cero consumo de calorías y 12 horas de alimentación ilimitada. 60 participantes fueron inscritos en cuatro semanas de ensayo con asignación aleatoria de dieta ADF o un grupo de control ad libitum, el cual podía comer tanto como quisiera. Los participantes de ambos grupos eran de peso normal y estaban saludables. Para asegurarse que las personas en el grupo ADF no consumieran ninguna caloría durante los días de ayuno, se les hizo un monitoreo de glucosa continuo. También se les pidió que llevaran un diario de sus días de ayuno. Periódicamente, los participantes tenían que ir al centro de investigación, en donde se les indicaba si debían seguir la dieta ADF o su dieta usual, pero sin considerar esto, vivían sus vidas de manera normal.

RELACIONADO: Nueva Investigación Dice que Un Corto Episodio de Ejercicio Podría Hacerte Más Inteligente

Adicionalmente, los investigadores estudiaron a un grupo de 30 personas que ya habían practicado la dieta ADF por más de seis meses antes de inscribirse en el estudio. Ellos fueron comparados con el grupo de control, personas normales y saludables que no tenían experiencia en ayuno. Para este cohorte de ADF, el objetivo principal era examinar la seguridad a largo plazo de dicha intervención.

“Encontramos que en promedio, durante las 12 horas que podía comer con normalidad, los participantes en el grupo ADF, compensaron cierta cantidad de las calorías perdidas durante el ayuno, pero no todas,” dijo Harald Sourij, profesor en la Universidad Médica de Graz. “En general, llegaron a un promedio de restricción de calorías de al rededor de 35% y perdieron en promedio 7.7 lbs (3.5 kg) durante las cuatro semanas de ADF.”

Los científicos encontraron varios efectos biológicos en el grupo ADF:

  • Los participantes fluctuaron en su regulación negativa de aminoácidos, en particular del aminoácido metionina. La restricción de aminoácidos ha mostrado ser la causa de una extensión de la vida en roedores.
  • Tiene una continúa regulación alta de cuerpos cetónicos, aún en días en los que no ayunan. Esto ha demostrado promover la salud en varios contextos.
  • Han reducido los niveles de sICAM-1, un marcador vinculado a las enfermedades asociadas a la edad y la inflamación.
  • Lograron disminuir los niveles de triyodotironina sin causar un impacto negativo a la función de la glándula tiroides. Anteriormente, los niveles bajos de dicha hormona se han vinculado con longevidad en humanos.
  • Diminuyeron los niveles de colesterol.
  • Redujeron la masa lipotóxica de grasa en el torso —conocida coloquialmente como grasa abdominal.

«¿Por qué exactamente la restricción calórica y el ayuno induce tantos efectos beneficiosos? No es completamente claro aún,” dice Thomas Pieber, jefe de endocrinología en la Universidad Médica de Graz. “Lo elegante del ADF estricto es que no requiere que los participantes cuenten sus comidas ni la ingesta de calorías: Solo no comen nada por un día.»

Los investigadores señalan otros beneficios que el ADF podría tener, comparado con una restricción continua de calorías. Estudios previos sugieren que las dietas de restricción calórica pueden resultar en una malnutrición y una disminución en el funcionamientos en el sistema inmunológico. En contraste, aún después de 6 meses de ADF, el funcionamiento del sistema inmunológico en los participantes parece ser estable.

“La razón podría deberse a una evolución biológica,” Madeo explica. “Nuestra fisiología está familiarizada con periodos de hambruna seguido de excesiva comida. Es por esto también que la continua ingesta de bajas calorías obstaculiza del programa de autofagia que es un factor protector del envejecimiento, que se activa durante los descansos en ayuno.»

A pesar de los beneficios, los investigadores dicen que no recomiendan el ADF como un esquema nutricional para todo el mundo. “Creemos que es un buen régimen de algunos meses para personas obesas para disminuir su peso, o hasta puede ser útil para intervenciones en enfermedades generadas por inflamación,” dice Madeo. “ Pero, se requiere mayor investigación antes de que sea aplicada como práctica diaria. Adicionalmente, recomendamos a las personas no ayunar si están con una inflamación viral, porque el sistema inmune probablemente requiera de energía inmediata para combatir el virus. Por lo tanto, es importante consultar con un médico antes de adentrase en un duro régimen dietario.”

En el futuro, los investigadores planean estudiar los efectos de una dieta estricta en ADF en diferentes grupos de personas incluyendo aquellos con obesidad y diabetes. También planean comparar la dieta ADF con otras intervenciones y explorar más los mecanismos moleculares en modelos animales.

Nutre de Optimismo a tus Amigos al Compartir esta Noticia en Tus Redes Sociales…
— Foto pot Jean Fortunet, CC; – Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario