Un equipo de neurocientíficos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown se han centrado en una nueva forma de «apagar» las convulsiones epilépticas en animales modelos y esto podría revolucionar el tratamiento de éste desorden.

Los descubrimientos, publicados en Internet en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)-(Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias por sus siglas en inglés), proveen de la primera evidencia de que si bien diferentes tipos de convulsiones empiezan en áreas variadas del cerebro, todas pueden ser controladas atacando a un conjunto muy pequeño de neuronas focalizadas o sus axones neuronales similares a un arete.

Centrarse en neuronas específicas sugiere que el tratamiento para la epilepsia puede mejorarse, mencionan los investigadores. Por ejemplo, la estimulación cerebral profunda utilizada hoy en día, podría ser focalizada al cuerpo celular de estas neuronas o al área en donde sus axones se tocan, dependiendo del tipo de convulsión, dice el investigador con experiencia en el estudio, Patrick A. Forcelli, PhD profesor asistente en neurociencias, farmacología y fisiología en Georgetown.

“Hemos encontrado puntos de estrangulación en los circuitos epilépticos en los cerebros de las ratas, y creemos que pueden ser aprovechados para interrumpir la aparición de convulsiones o para detener su propagación dentro del cerebro,” dijo. “La terapia basada en circuitos para las personas, ayudará a compensar los efectos secundarios que son conocidos por el uso de terapia basada en medicamentos u otras técnicas.”

RELACIONADO: Revelador Descubrimiento sobre la Demencia fue Anunciado por los Investigadores de USC

De acuerdo con el CDC (Centro de Control de Enfermedades por sus siglas en inglés), al rededor de 3 millones de adultos y casi 500.000 niños sufren de epilepsia en EEUU, haciendo que tenga una incidencia de 1% de la población aproximadamente, y es el cuarto desorden cerebral más común. (La Epilepsia está diagnosticada cuando una persona ha tenido más de una convulsión)

Las convulsiones ocurren cuando las células nerviosas del cerebro fallan. Mientras que hay al rededor de 30 tipos específicos de convulsiones, hay dos grandes categorías: Focal, que comienza en un área del cerebro en particular, y generalizada, que ocurre cuando células nerviosas de ambas partes del cerebro fallan. Dentro de estas categorías existen las convulsiones tónico-clónicas (conocidas anteriormente como mal grande) y las convulsiones y ausencia (conocidas anteriormente como mal pequeño).

File photo by Jesse Orrico / Unsplash

Los investigadores conocen por alrededor de 30 años que mientras se inhiba cierta área del cerebro, la «substantia nigra pars recticulata» (SNpr), puede ayudar a detener las convulsiones, los circuitos por los cuales la SNpr controla la convulsión aún no están claros. La SNpr es una pequeña área en lo profundo del cerebro.

“Generalmente se cree que está involucrado en el movimiento y los trastornos de movimiento», dice Forcelli. “Sabemos que al focalizarnos en la SNpr se puede detener una convulsión, pero no sabíamos cómo. Las neuronas en ésta área tienen proyecciones axonales que van a varias partes diferentes del cerebro.”

Este estudio, dice él, está construido sobre un trabajo pionero realizado en GUMC en los 80s cuando investigadores, liderados por Karen Gale(PhD), construyeron un Rand McNally metafórico- un tipo de atlas de las vías neuronales involucradas en las convulsiones y la epilepsia- Estos mapas han continuado tanto para la biología básica como para el tratamiento farmacológico de la epilepsia.”

El objetivo de esta investigación es realizar una versión como ‘Google maps’ con alta resolución y la habilidad de realizar acercamientos en cada dirección, para mejorar la terapia de estimulación cerebral,” dijo Forcelli.

Con su equipo, Forcelli utilizó cuatro modelos experimentales de epilepsia en ratas propensas a las convulsiones, diseñado para reflejar tipos diferentes de convulsión (ausencia, corteza cerebral tónico clónica, tallo cerebral y límbicas)

Pudieron detener estas convulsiones al ubicar canales de iones sensibles a la luz en las neuronas de SNpr; al ser expuestos a la luz, las neuronas pueden ser encendidas o apagadas. Encontraron que las convulsiones pueden ser apagadas al silenciar la actividad del cuerpo de las neuronas de la SNpr, o en algunos casos, las áreas que éstas neuronas protegían.

“No podemos focalizar la terapia si no sabemos como trabajan los circuitos. Al descubrir que al silenciar un área en la que la SNpr se proyecta puede apagar ciertas convulsiones sugiere una terapia aún más focalizada. Por ejemplo, la estimulación cerebral profunda puede ser centrada en esa área.

Estos descubrimientos clarifican una pregunta en éste campo que ha se ha mantenido por mucho: el rol que estas vías individuales neuronales del SNpr mantienen en el control de las convulsiones», dice Forcelli.

Reimpreso de Georgetown University Medical Center

Comparte estos Avances Científicos con tu Comunidad y Esparce Esperanza entre tus Amigos
– Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario