SWNS

Este galardoniado fotógrafo ha pasado años ganándose la confianza de las ardillas locales para poder obtener estas adorables e inocentes fotografías de las criaturas haciendo de todo, desde luchas con espadas hasta olfatear flores y jugar ajedrez.

SWNS

Geert Weggen, quien vive en las montañas Suecas desde hace ocho años, ha utilizado comida y premios para desarrollar un vínculo amistoso y cercano con las ardillas rojas de los alrededores.

SWNS

Para capturar estas asombrosas fotografías, Geert construyó un estudio de madera al aire libre, con plantas y árboles afuera de la cocina de su casa.

Después él atraía a las ardillas a su estudio al dejar caminos de nueces y bellotas para que pudiesen comerlas.

“He creado escenarios con pequeños accesorios y juguetes en los que escondo nueces para atraer a las ardillas” dijo Geert. “Luego espero, muchas veces hasta horas, para que lleguen las ardillas, encuentren las nueces y tener el momento adecuado para tomar las fotografías.”

Durante esta toma más reciente, Geert usó mantequilla de maní para haia a la las ardillas hacia escenario con su decorado.


“Algunas de estas ardillas son bastante curiosas y no les intimida la interacción con los humanos,” añadió. “Algunas veces se trepan encima mío y hasta entran a mi casa, pero en general tienden a congregarse en donde haya nueces.”
Desde que Geerten empezó a fotografiar a su revoltoso amigo hace seis años, su trabajo ha sido promocionado en periódicos, libros, calendarios, revistas, radio y televisión.

Si quieres conocer más acerca del trabajo de Geerten, puedes visitar su página web, Facebook, o Instagram — o puedes ver un video de sus fotografías de ardillas favoritas a continuación.

Esparce Alegría al Compartir esta Buena Noticia con tu Comunidad…
– Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario