Por primera vez en la historia, científicos han capturado en imágenes el nacimiento de un planeta.

El equipo internacional de investigadores hizo una gran detección del planeta, llamado PDS 70b, trazando un camino através del material que formaba al planeta rodeando a esta joven estrella.

El equipo de astrónomos que estaban liderados por un grupo del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, capturó instantáneamente la formación planetaria que rodeaba a esta joven diminuta estrella PDS 70, al usar el instrumento SPHERE (siglas en inglés) del gran telescopio ESO VLT (very large telescope)- uno de los instrumentos caza planetas más grandes que existe.

El instrumento SPHERE también permitió al equipo medir el resplandor del planeta en diferentes distancias de onda, lo que ayuda a deducir las propiedades de su atmósfera.

El planeta se descata claramente en los nuevos avistamientos, visible como un punto brillante en el fondo derecho de la imagen. Está localizado a tres billones de kilómetros de la estrella central, aproximadamente, esto es un estimado equivalente a la distancia entre Urano y el Sol. Los análisis muestran que PDS 70b es un planeta de gas gigante con una masa levemente menor que la de Júpiter.

La región oscura en el centro de la imágen se debe al cronógrafo, una cubierta que bloquea los puntos ciegos de la estrella central y permite a los astrónomos detectar su disco más débil y su acompañamiento planetario. Sin esta cubierta, la tenue luz del planeta, sería abrumada completamente por la luminosidad de PDS 70.

Foto por ESO / Davide De Martin

“Estos discos alrededor de la joven estrella son los lugares de nacimiento de los planetas, pero por ahora únicamente se han detectado pocas pistas de planetas bebés en ella.” Explica Miriam Keppler, quién lideró el equipo detrás del descubrimiento de PDS 70b, planeta aún en formación. “El problema es que hasta ahora, la mayoría de estos candidatos a planetas pueden ser tan solo características del disco.”

El acompañamiento planetario de PDS 70b se especula que ha hecho una transición del disco – un disco protoplanetario con un “hueco” gigante en el centro. Estas brechas internas, son conocidas por décadas y se cree que fueron producidas por la interacción de los discos planetarios. Ahora podemos ver el planeta por primera vez.

“Los resultados de Keppler nos dan una nueva ventana a la complejidad -y al poco entendimiento de las primeras instancias de la evolución planetaria.”

Este deslumbrante nacimiento de un planeta cubierto de polvo, solo fue posible gracias a la impresionante capacidad tecnológica del instrumento ESO SPHERE, que estudia los exo planetas y los discos de las estrellas cercanas, usando la técnica conocida como imágen de alto contraste- una desafiante asaña.

Thomas Henning, director del Instituto Max Planck de Astronomía y líder de los equipos, resume su aventura científica de la siguiente manera: “ Después de más de una década de enormes esfuerzos para construír esta enorma máquina de alta tecnología, ahora SPHERE nos permite cosechar las siembras con el descubrimiento de planetas bebés.”

(Fuente: ESO) – Traducido al español por Aletheia Jurado

(MIRA el video a continuación…)

COMPARTE esta historia fuera de este mundo, con tus amigosFotografía de ESO/A Müller et al.

Deja un comentario