Tomarse al menos veinte minutos al día para pasear o sentarse en un lugar que te haga sentir en contacto con la naturaleza reducirá significativamente tus niveles de la hormona del estrés.

“Por primera vez” en la historia, los investigadores han conducido un estudio en la dosis más efectiva de naturaleza urbana necesaria para contrarrestar los efectos del estrés moderno.

Los profesionales de la salud pueden usar este descubrimiento, publicado en el journal Frontiers in Psychology, para prescribir “píldoras de naturaleza” con el conocimiento de que tienen un efecto real medible.

“Sabemos que pasar tiempo en la naturaleza reduce el estrés, pero hasta ahora no estaba claro cuánto era suficiente, cada cuanto hacerlo, o qué tipo de experiencia con la naturaleza nos beneficiaría” dijo Dr. MaryCarol Hunter, PhD y profesora asociada en la universidad de Michigan y autora líder en esta investigación. “Nuestro estudio muestra que para la mayor ventaja, en términos de eficiencia de reducir los niveles de la hormona cortisol, debes estar de 20 a 30 minutos sentado o caminando en un lugar que te provea con un sentido de naturaleza.”

Las píldoras de Naturaleza pueden ser una solución de bajo costo para reducir el impacto negativo en la salud derivado de los crecientes procesos de de urbanización y estilo de vida sedentario dominado por las pantallas. Para ayudar a los profesionales de la salud que están en búsqueda de guías basadas en evidencia en lo que se debe recetar, Hunter y sus colegas diseñaron un experimento que puede dar un estimado realista de una dosis efectiva.

Durante un periodo de 8 semanas, a los participantes se les pidió que tomasen una píldora de naturaleza con una duración de 10 minutos o más, por al menos 3 veces por semana. Los niveles de cortisol, la hormona del estrés, fue medida en la saliva con muestras tomadas antes y después de la píldora de naturaleza, una vez a la semana.

“Los participantes tuvieron la libertad de escoger el horario del día, la duración, y el lugar en donde deseaban tener su experiencia con la naturaleza, la que se definía como cualquier lugar afuera en la opinión del participante, que les haga sentir que están en contacto con la naturaleza. Hubieron algunas restricciones para minimizar los factores que se conoce influencian en el estrés: tomar la píldora de naturaleza diariamente, no tener ejercicio aeróbico, evitar el uso de redes sociales, internet, celulares, conversaciones y lecturas.” explicó Hunter.

RELACIONADO: La Ciencia de la Amabilidad: La Biología Demuestra Como Todos Nosotros Estamos Conectados

Ella continúa: “Construir flexibilidad personal en el experimento nos permitió identificar la duración óptima de la píldora de naturaleza, no importó dónde la tomaban o cuándo, y bajo las circunstancias normales de la vida moderna, con tanto ajetreo y falta de previsibilidad”.

“También incluimos las diferencias de la vida cotidiana en el estado de estrés de los participantes al tomar cuatro muestras de cortisol para medir el cambio debido a la píldora de naturaleza” dijo Hunter. “Nos permitió también identificar y contabilizar el impacto de la constante, normal caída de los niveles del cortisol mientras los días pasan, haciendo un estimado de la duración efectiva más confiable”.

Los datos revelaron que con tan sólo 20 minutos de contacto con la naturaleza eran suficientes para disminuir significativamente los niveles de cortisol, pero si pasas un poco más tiempo inmerso en la naturaleza de 20 a 30 minutos sentado o caminando, los niveles de cortisol se disminuyen al máximo. Después de esto, los beneficios del menor estrés continúan incrementando poco a poco.

“Los profesionales de la salud pueden usar nuestros resultados como una prescripción basada en evidencia para recetar la píldora de naturaleza.” dijo Hunter. “Nos provee las primeras estimaciones de cómo las experiencia con la naturaleza impactan los niveles de estrés en el contexto de la vida diaria. Rompe esquemas al hacerse cargo de algunas de las complejidades de medir la dosis de efectividad en la dosis de naturaleza”.

Hunter espera que este estudio sea la base de futuras investigaciones en este ámbito.

“Nuestro abordaje experimental puede ser usado para medir como la edad, el género, las estaciones del año, la habilidad física y la influencia cultural influyen la efectividad de las experiencias con la naturaleza y su efectividad. Esto ayudaría a personalizar las prescripciones de la píldora de naturaleza, así también como un mejor entendimiento de como diseñar ciudades y programas para el bienestar público.”

Planta algo de Optimismo al Compartir esta Noticia con tus Amigos en Redes SocialesFoto por Marco Antonio Ibarra Neri, CC;
– Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario