Artist’s rendering by SWNS

La luz del objeto más brillante jamás descubierto ha llegado a la Tierra y se reporta haber sido «emitido por el amanecer del tiempo.»

El distante quásar – energía impulsada por los agujeros negros super masivos- ha combinado la brillantez de al rededor de 600 trillones de Soles, dicen los astrónomos.

Comenzó su viaje pronto después de que el Big bang creara el universo casi 12.8 billones de años atrás, lo que es alrededor de 8 billones de años antes de que se formase nuestro sistema solar.

Por casualidad, una galaxia adelante actuaba como lente gravitacional al magnificar este antiguo quásar.

RELACIONADOLa Luz Azul Reduce la Presión Arterial, Tan Efectiva como la Medicación – Muestra un Estudio del Reino Unido

«Si no fuese por este improvisado telescopio cósmico, la luz del quásar aparecería unas 50 veces más tenue.» dijo el líder del estudio Xiaohui Fan PhD de la Universidad de Arizona. «Este descubrimiento demuestra que los lentes fuertemente gravitacionales de quásares existen a pesar de que los hemos buscado por más de 20 años y no habíamos encontrado ninguno en aquel entonces.»

Este es un fenómeno natural en el que las galaxias cercanas a la Tierra dirigen la luz de aquellas más distantes.

Los quásares se encuentran en el centro de las galaxias y obtienen su energía de agujeros negros súper masivos. Son los objetos más brillantes del universo, aún más que la más caliente de las estrellas.

The quasar – SWNS

El quásar fue nombrado J0439+1634, se cree que es potenciado por un agujero negro super masivo en el corazón de una galaxia en formación.

Antes de que el cosmos alcanzara su billonésimo cumpleaños, algunas de las primeras luces cósmicas se pusieron en marcha para su expansión en el universo.

Un particular haz del J0439+1634 por suerte pasó cerca de una galaxia cuya gravedad se inclinó y aumentó la luz y la refocalizó en nuestra dirección, permitiendo a los telescopios gemelos géminis en Hawaii y Chile ver el quásar en gran detalle.

Diseccionando una franja significativa de la parte infrarroja del espectro de la luz revelada como rastro de magnesio. Esto es crítico para determinar que tan atrás en el tiempo estamos viendo. Las observaciones también llevan a determinar la masa del agujero negro que está dándole poder al quásar.

Combinando esta información con datos de múltiples observaciones alrededor del mundo- incluyendo las del Telescopio espacial Hubble y otros observatorios, se creó un cuadro completo.

Se muestra que el quásar está ubicado extremadamente lejos en tiempo y espacio, cuando las primeras luces emergieron en el Big Bang.

“Este es uno de los primeros recursos de brillo mientras el Universo emerge de las épocas de oscuridad cósmica.» Dijo el equipo de Jinyi Yang PhD, también de la Universidad de Arizona. «Antes de esto, ninguna estrella, quásar, o galaxia se había formado, hasta que objetos como estos aparecieron como velas en la oscuridad.»

«La galaxia que está en primer plano destaca nuestra vista del quásar que es especialmente tenue, lo que es extremadamente fortuito».

“Si esta galaxia fuese mucho más brillante, no seríamos capaces de diferenciarlo del quásar, » añadió Fan. «No esperamos encontrar varios quásares más brillantes que este en todo el universo observable.»

La masa del agujero negro supermasivo del quásar está calculado como 700 millones de veces más que la del Sol.

Se cree que está rodeado de un considerable disco plano de gas y polvo. La materia conocida como un disco de acreción, es probable que esté girando en espiral constantemente con el fin de alimentar el recurso de poder el agujero negro.

Observaciones submilimétricas a las longitudes de onda realizadas con el Telescopio James Clerk Maxwell en Maunakea, Hawaii , sugieren que el agujero negro no solo está acumulando gas sino también desencadenando el nacimiento de estrellas a una velocidad prodigiosa de 10.000 estrellas al año; en comparación con nuestra Galaxia la Vía Láctea que genera una estrella al año.

Debido a su brillantez y distancia, los quásares nos permiten vislumbrar las condiciones del Universo temprano. El quásar tiene un desplazamiento rojo de 6.51- lo que se traduce a una distancia de 12.8 billones de años luz. La galaxia que está sirviendo de lente amplificador para la luz del quásar está a la mitad de esa distancia de la Tierra, es decir a aproximadamente 6 millones de años luz.

El quásar está maduro para un futuro examen profundo. Los astrónomos planean usar la formación de grandes milímetros/ submilímetros de Atacama y eventualmente el Telescopio Espacial James Webb de la NASA para mirar 150 años luz dentro del agujero negro.

SWNS

Esto detectaría directamente la gravedad dentro del agujero negro en el movimiento de gases y la formación de estrellas en su cercanía.

Cualquier descubrimiento en el futuro de quásares tan distantes como J0439+1634 continuará enseñando a los astrónomos el ambiente químico y el crecimiento masivo de los agujeros negros en nuestro Universo temprano.

(MIRA el video a continuación)

Asegúrate de Compartir Esta Historia Lejana Con Tus Amigos en Redes Sociales – Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario