Estos dos intrépidos felinos han pasado los últimos dos años intentando entrar a este museo de arte y los usuarios de internet se han fascinado con sus escapadas.

El Museo Onomichi en el oeste de Japón comenzó a documentar estos esfuerzos de los peludos visitantes en 2016 cuando el gato negro, que posteriormente fue llamado Ken-chan, vio una exhibición fotográfica de gatos que estaba siendo mostrada tras las puertas automáticas.

A pesar de que algunas personas se burlarían de que un gato pudiese interesarse en fotografía felina, Ken-chan empezó a intentar entrar en el museo de manera regular.
“Creo que Ken-chan pudo ver algo de las exhibiciones a través del vidrio, y ya que las fotos incluyen algunos gatos negros, el debió pensar que encontró nuevos amigos”, dijo Shinji Umebayashi, conservador del museo a the Guardian. “Y el tan sólo sigue viniendo”

Pronto, Ken-chan escogió una pareja de crimen: una gato pelirojo que el museo llamó Go-chan.

RELACIONADO: dogs rescued on the school bus?

Durante el transcurso de dos años, Ken-chan y Go-chan han hecho docenas de valientes intentos para entrar a la galería. Tanto que han generado un dulce enlace con el guardia de seguridad, quién siempre los manda afuera, después de darles una palmada en la cabeza.


Desde que el museo a comenzado a publicar fotos y videos de estos pequeños visitantes en su página oficial de Twitter, los usuarios de la red social le han implorado a los trabajadores que dejen entrar a los gatos a dar una visita al museo.
A pesar de las suplicas de internet, estamos seguros de que los empleados del museo estarían de acuerdo con Indiana Jones al decir los gatos no pertenecen a un museo.
Pero no han excluIdo al duo felino de todo el museo, han empezado a vender mercadería de Ken-chan y Go-chan en su tienda de regalos, y tienen dificultad con mantenerse al tanto con tanta demanda de mercadería, desde que empezaron a venderla en sus nuevos outlets al rededor del mundo.


Tal vez Ken-chan y Go-chan son los primos lejanos de la Pantera Rosa y simplemente están tramando su hazaña antes del atraco; o quizás sólo aprecian las cosas finas de la vida.

Sean cuales sean sus intensiones, estamos esperando que el ilustrador del museo convierta esta historia gatuna en el perfecto libro para niños.

(MIRA el video a continuación )

Asegúrate de Compartir esta Gatuna Noticia con Tus Amigos en Redes Sociales
– Fotos por Museo Onomichi; Traducido al español por Aletheia Jurado

 

Deja un comentario