Lo que en su momento fueron tierras abandonadas de paisajes con matorrales áridos han sido transformados en un basto oasis verde, gracias a un hombre de negocios perspicaz que ama la naturaleza proveniente de Ohio.

Después de haber crecido en una granja pobre, el vendedor David Bamberger se reubicó en Texas y ayudó al negocio pollo frito Church a crecer siendo una franquicia de 467 tiendas al rededor de Estados Unidos. Dejó la compañía en 1974 y empezó a cosechar sus finanzas de la Madre Tierra, inspirado por el amor hacia la tierra proveniente de su propia madre.

“Mi objetivo era tener el peor lote de terreno que pueda conseguir en el campo de Texas y empezar un proceso de restauración que lo pueda convertir en uno de los mejores,” Bamberger le dijo a National Geographic.

El terreno original estaba cubierto de matorrales y cedros. No había suministro de agua y nadie lo quería. «Cincuenta años atrás, apenas y se podía caminar por aquí», lo recuerda. «Había arbustos de pared a pared».

Bamberger contrató a un taladrador para traer al area agua que se encontraba bajo la superficie. Siete pozos fueron cavados con 150 metros de profundidad, pero ninguno generó agua. Pero, el contratista reportó encontrar una caverna de piedra caliza en la cima de una colina.

Los compuestos químicos de esta piedra muestran que los primeros 38 metros bajo tierra es naturalmente porosa, pero al emparejarla con la erosión ambiental después de la lluvia, esta área en particular no podía retener el agua.

Con este descubrimiento del acuífero subterráneo, Bamberger se dio cuenta que el agua no estaba llegando a la tierra, por lo que re introdujo pastizales naturales que ayudarían a retener el agua lluvia al moverla bajo tierra a través de sus raíces.

Fue un momento «Ajá», que eventualmente, hizo que el agua se almacenara en primavera.

RELACIONADO: Turquía Declarará un Día Nacional para la Siembra de Árboles Después de que el Tweet de un Joven se Volviera Viral

La fauna local volvió a este ecosistema restaurado, y las familias que viven cerca ahora tienen acceso a abundante agua. La tierra ahora conocida como Rancho Selah Bamberger Ranch, retiene tanta agua que hasta puede drenarla a la ciudad de Austin.

Bamberger escogió el nombre “Selah”, basado en una palabra que descubrió en su Biblia, en los Salmos, cuando era joven. Significa parar, pausar, mirar al rededor, y reflexionar en todo lo que ves, una descripción que encajaba con esta labor.

La reserva Rancho Selah Bamberger está siendo manejado por una fundación, la cual educa a los visitantes sobre el uso apropiado de la tierra, y mantendrá a esta propiedad en su estado de restauración, de manera perpetua.

(MIRA el Video de Nat Geo a continuación…) –Articulo co-escrito por Jennifer Zolper

Siembra Optimismo en tu Comunidad al Compartir esta Noticia con Tus Amigos…
– Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario