Joe Whale es un pequeño artista Inglés que es popularmente conocido como «El niño garabato» por su maña de dibujar pequeños atractivos garabatos, pero Joe no siempre fue animado a seguir su pasión por el dibujo.

Este niño de 9 años que vive en Shrewsbury, Shropshire, Inglaterra, solía meterse en problemas constantemente con sus profesores en la escuela por estar dibujando en las mesas o en el pizarrón al terminar lo que le habían asignado.

En vez de regañar al jovencito por sus dibujos, sus padres lo inscribieron en clases extra curriculares de arte.

RELACIONADO: Después de Años de Ganarse la Confianza de las Ardillas Locales, este Fotógrafo ha Capturado las Más Deslumbrantes Fotografías

“El se estaba frustrando en la escuela por la poca cantidad de arte que podía realizar, por lo que garabateaba en las mesas o en el pizarrón de clases y se metía en problemas por ello,” el padre de Joe le dijo a los reporteros. “Su madre y yo decidimos ponerlo en clases de arte fuera de la escuela, en un lugar llamado Bloom (Floración), ha estado allí por unas seis semanas y ama cada minuto».

La profesora de arte de Joe se quedó totalmente sorprendida por el talento del niño, por lo que empezaron a compartir sus trabajos en Instagram. Sus dibujos capturaron la atención de la gerencia de un restaurante local llamado Número 4.

Los dueños de Número 4 contactaron a Joe y le preguntaron si le podían pagar para que decorara su restaurante. Al principio, el niño pensó que se trataría de un pequeño garabato en un marco, pero cuando llegó al restaurante, los empleados le pidieron que cubriera toda la pared blanca del restaurante con sus garabatos.

Como era de esperarse, Joe estaba más que feliz de cumplir aquella propuesta.

Si no puede ver las paredes del restaurante Número 4 en persona, el niño garabato ahora tiene su propia página web, Facebook e Instagram .

(MIRA la entrevista a continuación…) – Foto por Caters News Agency

Dibuja una Sonrisa en Tus Amigos al Compartir esta Buena Noticia con la Comunidad…
– Traducido al español por Aletheia Jurado

 

Deja un comentario