Dinamarca, con un paisaje tan plano como un pancake, podría ser un nuevo destino extravagante para esquiar, gracias a la nueva planta eléctrica de Copenhagen.

Así es. Recientemente en Copenhagen, un sueño de 8 años fue realizado cuando los primeros esquiadores pagados se aventuraron en la bajada de un tercio de milla, medio kilómetro recorriendo lo que puede ser la planta eléctrica más grande del mundo.

Esta planta es tan limpia y segura que los diseñadores pudieron transformar esta edificación en un centro de encuentros sociales masivo.

Un híbrido entre edificio y paisaje, la estructura enorme de vidrio y espejos tiene macetas que convierten a la fachada en un patrón de tablero de ajedrez que un día dará la ilusión de una montaña verde desde todas las direcciones.

Copenhill, como es llamada, se caracteriza por elevaciones desde afuera y un ascensor de vidrio que dejan ver a los trabajadores y el interior de la planta en donde se puede ver como la ciudad transforma su basura en electricidad y calefacción para más de 200.000 hogares.

La planta de desperdicio-a-energía fue abierta en 2017 bajo el nombre Amager Bakke (Amager, por la isla de Copenhagen en donde se encuentra, y Bakke, del nombre danés que significa “colina”).

Bjarke Ingels es el arquitecto de esta compañía, al grupo Bjarke Ingels, se le ocurrió la idea 8 años atrás al querer diseñar una planta de energía cuya estructura incorporara una montaña para hacer deportes dentro de su propia naturaleza.

“Es la planta más pura de residuos-a-energía en el mundo. Es un claro ejemplo de una «Sostenibilidad Hedonista» (una frase creada por él) una ciudad sostenible no es sólo mejor para el medio ambiente- sino que también es más placentero para la vida de los ciudadanos.»

Ingels dice que el 97% de los residentes de la ciudad obtienen su calefacción a través de productos derivados de la producción energética, de un sistema integrado donde la electricidad, calefacción y la recolección de desperdicios son unidos en un solo proceso. El cree que se puede volver un modelo que otros pueden ver y decir «si Copenhagen puede, ¿por qué nosotros no?

RELACIONADO: Este Horno Revolucionario Vaporiza la Basura y la Convierte en Energía Limpia (Sin Emisión Alguna)

No hay laderas en esta ciudad isleña, pero ahora los residentes pueden esquiar y hacer snowboard de manera local, mientras disfrutan las mejores vistas que hay del muelle. Otra cosa que falta aquí es la nieve que la cubra durante el invierno, así que los diseñadores han instalado un césped artificial con una cubierta especial que crea la fricción perfecta para bajar la colina en deportes de invierno.

En un país en el que 600.000 esquiadores siempre han tenido que viajar para practicar sus giros en la nieve, a finalmente poder esquiar en su patio trasero, durante todo el año, es, como lo dijo un esquiador, «EXTRAORDINARIO» .

Los visitantes se pueden relajar en un restaurante o en el bar en el punto más alto de la edificación, o adentrarse a ella en las rutas de escalada o de trote. Y también posee la torre de escalada más grande del mundo con 85 metros de altura, diseñada con voladizos y salientes como una montaña nevada real. Disponible únicamente para escaladores certificados.

La planta eléctrica de $660 millones procesará hasta 440.000 toneladas de desperdicio anualmente usando hornos, turbinas y vapor. La electricidad que produce puede proveer de calefacción a 160.000 hogares y genera energía eléctrica para 60.000 casas. A pesar de que estos números son impresionantes, la planta que opera 24 horas al día puede ser manejada adecuadamente por tan sólo dos ingenieros.

Los diseñadores esperan tener 300.000 visitantes que puedan disfrutar esta experiencia multiusos de CopenHill cada año, con un costo de $22 cada hora de esqui o tan solo $366 por toda la temporada.

Copyright Amélie Louys – Used with permission

Nikolaj Vang esquiador profesional dijo, “He estado esquiando por 35 años, y estuve bastante sorprendido y complacido ya que la cobertura tenía la fricción perfecta. Temía llegar a tener mucha o muy poca fricción, pero creo que la cubierta es perfecta para todos los niveles.”

Mientras tanto, la ciudad está un paso más cerca de conseguir su ambiciosa meta de convertirse en la primera ciudad del mundo en ser cero emisiones de CO2 en el 2025.

MIRA algunos esquiadores de estilo libre usando los saltos y rampas de esta construcción y conoce al diseñador…

Enciende el Optimismo y la Buena Vibra con esta Noticia, Compártela con Tus Amigos…
– Traducido al español por Aletheia Jurado

Deja un comentario