Es muy difícil imaginar un sentimiento más frustrante que estar acostado en tu cama intentando quedarte dormido sin que venga Juan Pestañas a ayudarte, después de que hayas apagado las luces.

En los últimos años, el dormir -además de la dieta, el control del estrés, la actividad física y el evitar agentes cancerígenos- están siendo más y más protagonistas en ayudar al ámbito médico a crear la imagen de un estilo de vida saludable.

Hay una extensa base de trabajo científico que sugiere que las personas que sufren de privación del sueño buscan rápidamente comida sabrosa, como simples azúcares y carbohidratos de alto impacto que se suelen encontrar en comida “basura”. Se especula que a medida que el tiempo entre descansos aumenta, el cerebro intenta buscar fuentes más importantes de energía para mantenerse despierto.

Por esta razón algunos países, como Dinamarca, han etiquetado a los trabajos nocturnos como posibles cancerígenos.

RELACIONADO: 10 Formas De Dormir Más Inteligentemente Y Porqué Deberías Empezar a Usarlas Esta Noche 

Sin embargo, hay un número de alimentos que parecen reducir el tiempo que toma el quedarse dormido y mejorar,, la calidad del sueño, de forma global.

¿Qué alimentos son éstos? Damas y caballeros, tomen nota.

Nuestros cerebros producen una hormona llamada melatonina (también conocida como al hormona del sueño) que se suprime cuando estamos despiertos durante el día y está más activa cuando se oculta el sol como parte del los ritmos circadianos. La producción de melatonina parece estar cercanamente correlacionada con la ingesta de un aminoácido esencial llamado triptófano, que solamente se puede adquirir a través de fuentes dietéticas.

MÁS: Nuevo Estudio Muestra que la Pérdida de Peso puede ser Potenciada hasta Cinco Veces Más Gracias a una Técnica de Imaginería Mental

Un equipo de investigadores japoneses han demostrado que la combinación de un consistente desayuno rico en alimentos que contengan triptófano, seguido de exposición a la luz solar durante el día, resulta en mejores niveles de concentración de melatonina en la saliva y orina durante la noche.

El triptófano está presente en alimentos ricos en proteínas como la carne roja, aves de corral, huevos y pescado. El pescado es, en especial, una buena elección debido a la presencia de vitaminas B esenciales que incrementan el triptófano en tu cuerpo, mientras que el pescado con huesos, como la caballa, sardinas y anchoas son inclusive mejores para conseguir un sueño de buena calidad debido a que contienen magnesio.

También hay esperanza para nuestros lectores vegetarianos y veganos ya que el triptófano y la vitamina B se pueden encontrar en los frijoles, las lentejas y el tofu. Las nueces y las semillas, como anacardos (nueces de cashew), almendras, semillas de lino, pistachos, chia, semillas de girasol, avellanas, y en especial, semillas de calabaza son altamente ricas en triptófano.

Por último, si te empiezas a sentir menos hambriento, se ha comprobado que la infusión de manzanilla (aunque no es técnicamente un alimento) mejora la calidad del sueño y ayuda a las personas a quedarse dormidas 15 minutos más rápido que las que no toman tés.

Y recuerda, el tiempo que le toma al triptófano en aplicar su magia sobre tu melatonina es un proceso largo que toma un poco más de una hora. Así que intenta comer al menos una hora antes de ir a la cama.

Pero si eres una persona que siempre está ocupada y se te ha hecho tarde, entonces queso, leche semidesnatada/ semidescremada, o un pequeño plátano son buenas opciones si te encuentras hambriento justo antes de irte a dormir.

Asegúrate de Compartir Esta Saludable Noticia Con Tus Amigos…

– Foto por Marco Verch, CC; Traducido al español por Víctor Hugo Bazán Milla

Deja un comentario